Colonia de gatos CASTELLON

Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos seremos aún salvajes"

Thomas Edison

En honor a los gatos que la maldad ha envenenado en Castellón.

1 de febrero 2016

 

ELEGÍA A LA COLONIA DE GATOS DE FERNANDO EL CATÓLICO

envenenados en Castellón

 

“Un clamor se escucha en Ramá,

llanto y lamento grande:

es Raquel que llora por sus hijos

y rehúsa el consuelo, porque ya no viven!

(Jer 31, 15).

(Profecía de Jeremías anticipándose a la orden de Herodes

de matar a todos los niños de Belén.)

Quién dará luz al día ahora que no estáis?

como la dabais vosotros...

Quién pondrá estrellas en la basura y el vacío de esta ciudad?

ahora sin vuestros ojos...

Quién la magia, quién el trueno, qué el relámpago del gato?

si estáis muertos...

Los Sin Nombre

Los olvidados

Los eternamente perseguidos

Con palos

Con fuego

Con ácidos, con ruedas de coche...

Extranjeros en vuestra propia tierra

Mendigando instantes en vuestra propia tierra

Buscando el sol con miedo en toda vuestra extensa y dominada por el hombre, tierra

Yo os pongo nombre

Aunque ya no importe

Para que volváis un rato

Y estéis ante nosotros

Para este bautizo de amor y plegaria:

Ada

Blanquita

Silvestre

Peque

Pirata

Gretta

Tom

Gaell

Sansón

Ruido

Arena

Estrella

Ya anunciaron redobles de bocas que esto iba a ocurrir,

que os iban a matar en la forma más cruel y dolorosa posible,

muchos lo dicen,

lo dicen por las calles, por las terrazas, en los lavaderos,

en la noche antes de comenzar a dormir:

Lo dicen:

Que hubo lenguas sin canciones que dijeron que deberíais morir.

Quién es capaz de matar a un gato,

quién tiene el corazón tan oscuro como para solo pensarlo

El gato es... tanta historia...

Nadie de los que estamos ante vosotros desconoce algo de vosotros.

Todos desde nuestra llegada a esta tierra os hemos visto,

trepando por las terrazas,

cruzando rápido carreteras,

dándonos vuestro dulce cariño en las casas paternas,

Sin nunca rendiros,

sin cejar en la andadura, aunque para vosotros casi siempre sea tan triste,

Ved sus cabezas altas!

Ved cómo suben a la nube!

Ved la tristeza infinita de los gatos!

Morir sin poder despedir a los amados,

Vomitaron espuma, vomitaron nube y aire, vomitaron cielo y hojas, trozos de corazón, sangres sin tiempo...

Reunidos todos estamos aquí para honrar vuestra memoria.

No pararemos hasta que la justicia siente a los culpables en un banquillo tan hosco de crimen como ellos.

Hoy os traemos flores.

Mañana os traeremos el nombre y apellidos de vuestros asesinos.

Qué hermosos se os ve alrededor de nosotros.

Qué lindos se os siente con la voz de los pájaros y el aire que nos toca!

Depositamos estas flores y nos marchamos con el viento.

Y esta promesa.

Que llegará un día, después de nuestra lucha e ímpetu,

en que cuando se diga la palabra gato en el aire

todos sintamos amor.

Como cuando el cura nombra a dios en la iglesia.

Algún día descubriremos en esta tierra qué es de verdad Dios.

Y cuál es nuestro lugar en el mundo.

 

Ángel Padilla